www.calidadysoldadura.com

info@calidadysoldadura.com

© 2016 - 2019 by CALIDAD Y SOLDADURA All Rights Reserved.

March 30, 2019

January 16, 2019

Please reload

Entradas recientes

LA INDUSTRIA 4.0

September 17, 2017

La industria tiene que cambiar. La industria, de hecho, ya está cambiando. Póngale la etiqueta que quiera: Industria 4.0, manufacturación avanzada, fábrica digital... El concepto, en el fondo, es el mismo. Y es que, con independencia de su origen o localización, existe una serie de patrones que ya se repiten en las factorías más adelantadas y que prevalecerán en el futuro, dibujando un nuevo escenario donde la fábrica se convertirá en polo de la innovación.

 

La creación de valor en la industria «progresivamente está moviéndose hacia la preproducción (la I+D y el diseño) y la postproducción (marketing y ventas)».

 

La customización va a ir tomando el relevo a la producción en masa. Las fábricas van a pasar «de hacer un millón de algo a hacer un millón de muchas cosas». Para ello necesitarán un «logística flexible» dentro la planta. Para que el sistema productivo pueda cambiar en función de las circunstancias, será necesario implantar la robótica móvil. Las industrias estarán diseñadas como un Lego, donde las piezas se podrán intercambiar según el producto a fabricar.

 

«El diseño de la fábrica se tendrá que hacer a partir del producto y no al contrario».

 

En el futuro será frecuente que los componentes de la planta organicen entre sí su trabajo, sin intervención humana, para hacerse cargo de las tareas que reciben de las unidades de control superiores. Estos módulos mecatrónicos o sistemas ciberfísicos, con inteligencia propia, recogerán los datos, se comunicarán con la red y tomarán decisiones. «Tendrán la inteligencia suficiente para decidir si continúan con el trabajo o es necesario advertir del fallo»,

 

Por otro lado,tres son los frenos de la implantación de la Industria 4.0 en España.

 

Uno es el «desconocimiento» de las tecnologías, tanto de los clientes como de los proveedores tradicionales.

 

El segundo es la desconfianza que generan las startups, por su poca experiencia sobre el terreno, y sus limitaciones de escalabilidad.

 

El tercero es el debate sobre quién debe encargarse de los proyectos: el director de operaciones o el TIC.

 

Please reload

Síguenos
Please reload